Llevo ya un tiempo trabajando con Irene Bedmar y lo mejor es que el compromiso y la dedicación siguen siendo igual de buenos que al principio. Le pongo un diez.